Los estudios actuales indican que la HS es más común en mujeres que en hombres, a una tasa de aproximadamente 3: 1. 1 También se ha determinado que la prevalencia de la enfermedad es más alta en personas afroamericanas, así como en pacientes obesos y fumadores. 1,2 Se necesitan más estudios para definir de manera más completa la demografía y la epidemiología de la enfermedad en una escala más amplia.

Aunque aún no se ha determinado una comprensión completa del proceso de la enfermedad, la HS es compleja, probablemente con factores genéticos y ambientales involucrados en su desarrollo. Curiosamente, se ha encontrado que muchas enfermedades están asociadas con la HS, aunque no se ha determinado un mecanismo común para la relación. Estas asociaciones son útiles para la atención integral del paciente, la educación y el manejo de la HS. 1

Las afecciones que se observan con frecuencia con HS incluyen síndrome metabólico (colesterol y lípidos sanguíneos elevados, diabetes y obesidad), enfermedad cardiovascular (ECV), enfermedad tiroidea autoinmune, artropatías (enfermedad articular), acné y otras afecciones inflamatorias de la piel, carcinoma de células escamosas, ovario poliquístico síndrome (SOP), pioderma gangrenoso y enfermedad inflamatoria intestinal. 3-7 La identificación de muchas enfermedades asociadas indica los efectos sistémicos de HS, una condición que probablemente no se limita exclusivamente a la piel. 7

El síndrome metabólico  se define como un grupo de factores de riesgo que incluyen obesidad, dislipidemia, hiperglucemia (diabetes) e hipertensión (presión arterial alta). El síndrome metabólico aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular, que incluye, entre otros, ataques cardíacos, arritmias y accidentes cerebrovasculares 5 . Estudios recientes han indicado que una proporción significativamente mayor de pacientes con HS tienen síndrome metabólico en comparación con los controles, particularmente una mayor incidencia de obesidad, hipertrigliceridemia e intolerancia a la glucosa. 5,8 En este momento, no está claro si el tratamiento para el síndrome metabólico mejorará los resultados de la HS, aunque el conocimiento de la asociación es clínicamente valioso para la atención adecuada del paciente. 5,6

La enfermedad cardiovascular (ECV)  es una condición preocupante. Como se describió anteriormente, los pacientes con HS tienen un mayor riesgo de ECV. 5 Además, un estudio de 5.964 pacientes proporcionó evidencia de que el riesgo de muerte cardiovascular asociada era mayor en los pacientes con HS. Este estudio también determinó un mayor riesgo de mortalidad por todas las causas (riesgo de muerte) en pacientes con HS. 9 Esta información es increíblemente valiosa ya que proporciona tanto a los pacientes como a los médicos una comprensión más completa de la relación entre las ECV y la HS. Este conocimiento también debería impulsar a los médicos a realizar un cribado y una evaluación adecuados para el tratamiento de los factores de riesgo de ECV en pacientes con HS.

La enfermedad tiroidea  se ha correlacionado con la presencia de HS. 10,11 De hecho, un estudio de caso reciente describió la coexistencia de la tiroiditis de Hashimoto (una enfermedad tiroidea autoinmune que conduce a niveles bajos de hormona tiroidea) con HS, un campo de investigación activa. Un estudio reciente recomendó la evaluación de la función tiroidea en pacientes con HS debido a la relación entre las dos enfermedades. 12 Esta asociación ha proporcionado información valiosa para la atención integral del paciente.

La artropatía  es un término que describe los trastornos de las articulaciones, como la artritis psoriásica y reumatoide. Ambos se definen como afecciones autoinmunes crónicas que causan inflamación sistémica y articular, particularmente de articulaciones grandes como las rodillas y las muñecas. Ambos se han asociado con HS. 10 Además, espondiloartropatía es una enfermedad de las articulaciones de la columna vertebral, y el tipo no genético (HLA-B27 negativo) de esta enfermedad se ha asociado con SA. 11 La inflamación sistémica puede ser el factor de conexión entre estos artropatías y HS, aunque son necesarios más estudios. 10

El SOP  es un trastorno caracterizado clásicamente por un desequilibrio de las hormonas sexuales femeninas, crecimientos en los ovarios y disfunción ovárica. En una presentación clásica del paciente, el SOP conduce a ciclos menstruales irregulares y aumenta el riesgo de acné y vello facial. 13 La HS también tiene predilección por las mujeres y se ha sugerido que el desequilibrio hormonal también es una fuente potencial de desarrollo de esta enfermedad. 1,13

El acné y otras enfermedades  cutáneas supurativas crónicas (formadoras de pus) fueron algunas de las primeras afecciones asociadas con la HS. En particular, existen relaciones entre HS y acné conglobata, enfermedad pilonidal y celulitis disecante. 7 Cada una de las enfermedades enumeradas anteriormente es un tipo de trastorno cutáneo inflamatorio, crónico y supurativo, similar a la HS. El acné conglobata es una forma inflamatoria grave de acné que puede causar el desarrollo de tractos sinusales profundos y con drenaje. 14 La enfermedad pilonidal implica la formación de un absceso cerca del cóccix (coxis). Este absceso puede ser doloroso y puede conducir al desarrollo de un tracto sinusal infectado. 15     La celulitis disecante es una enfermedad crónica, a menudo del cuero cabelludo, que involucra nódulos profundos y abscesos inflamados que pueden expandirse. De manera similar a la HS, se desconoce la etiología, aunque es probable que la enfermedad esté mediada por la inmunidad y la inflamación. 14

El carcinoma de células escamosas  es el segundo tipo de cáncer de piel más común y se considera la complicación más grave de la HS, con una prevalencia del 0,5 al 4,6% en esta población de pacientes. 10,16   La inflamación crónica de las lesiones de HS que drenan puede provocar cambios en la piel a nivel celular, lo que eventualmente da como resultado esta forma de cáncer de piel. Es importante que los dermatólogos sean conscientes de este riesgo y hagan una biopsia de cualquier lesión preocupante, ya que el diagnóstico temprano puede salvar la vida. 7

La enfermedad inflamatoria intestinal  se define como un grupo de afecciones gastrointestinales inflamatorias crónicas, que incluyen la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. Los síntomas clásicamente incluyen dolor abdominal, heces con sangre, diarrea y también pueden incluir una amplia variedad de síntomas extraintestinales asociados, como HS. La enfermedad inflamatoria intestinal, en particular la enfermedad de Crohn, se ha asociado con HS. 4

El pioderma gangrenoso (PG)  es una enfermedad inflamatoria rara que a menudo se asocia con enfermedades sistémicas. La PG se caracteriza por la formación de lesiones cutáneas ulcerativas no infecciosas que a menudo se observan en las extremidades inferiores. 3 PG y HS también se han asociado en una variedad de estudios, así como de forma independiente en informes de casos. 10 Esta relación es quizás representativa de la inflamación sistémica prolongada de la HS. 3

Esta lista es un ejemplo de afecciones comúnmente asociadas con la HS, aunque existen otras relaciones, incluidos los trastornos genéticos raros de la queratina y el linfoma. 3,16,17 A medida que avanza la investigación, es probable que se aclaren asociaciones adicionales, junto con una comprensión más completa de la causa y patogenia de la HS. El campo de la HS es un tema de investigación apasionante y en rápido desarrollo, con resultados invaluables para los pacientes que enfrentan la angustiosa enfermedad y los médicos que tratan a pacientes con HS.

Referencias

  • Miller, IM, RJ McAndrew e I. Hamzavi, Prevalencia, factores de riesgo y comorbilidades de la hidradenitis supurativa. Dermatol Clin, 2016. 34 (1): pág. 7-16.
  • Reeder, VJ, MG Mahan e IH Hamzavi, Etnia e hidradenitis supurativa. J Invest Dermatol, 2014. 134 (11): pág. 2842-3.
  • Hsiao, JL, et al., Hidradenitis supurativa y pioderma gangrenoso concomitante: una serie de casos y revisión de la literatura. Arch Dermatol, 2010. 146 (11): pág. 1265-70.
  • Principi, M., et al., Hidradenitis supurativa y enfermedad inflamatoria intestinal: una asociación inusual, pero existente. World J Gastroenterol, 2016. 22 (20): pág. 4802-11.
  • Gold, DA, et al., La prevalencia del síndrome metabólico en pacientes con hidradenitis supurativa. J Am Acad Dermatol, 2014. 70 (4): pág. 699-703.
  • Karagiannidis, I., G. Nikolakis y CC Zouboulis, Aspectos endocrinológicos de la hidradenitis supurativa. Dermatol Clin, 2016. 34 (1): pág. 45-9.
  • Gill, L., M. Williams e I. Hamzavi, Actualización sobre hidradenitis supurativa: conexión de los tractos. F1000 Prime Rep, 2014. 6: pág. 112.
  • Miller, IM, et al., Asociación de síndrome metabólico e hidradenitis supurativa. JAMA Dermatol, 2014. 150 (12): pág. 1273-80.
  • Egeberg, A., GH Gislason y PR Hansen, Riesgo de eventos cardiovasculares adversos mayores y mortalidad por todas las causas en pacientes con hidradenitis supurativa. JAMA Dermatol, 2016. 152 (4): pág. 429-34.
  • Kohorst, JJ, AB Kimball y MD Davis, Asociaciones sistémicas de hidradenitis supurativa. J Am Acad Dermatol, 2015. 73 (5 Suppl 1): pág. S27-35.
  • Alikhan, A., PJ Lynch y DB Eisen, Hidradenitis supurativa: una revisión completa. J Am Acad Dermatol, 2009. 60 (4): pág. 539-61; quiz 562-3.
  • González-López, MA, et al., Coexistencia de hidradenitis supurativa con tiroiditis autoinmune: informe de tres casos. Dermatología, 2016. 232 (2): pág. 162-4.
  • McCartney, CR y JC Marshall, PRÁCTICA CLÍNICA. Sindrome de Ovario poliquistico. N Engl J Med, 2016. 375 (1): pág. 54-64.
  • Lim, DT, et al., Espondiloartritis asociada a acné conglobata, hidradenitis supurativa y celulitis disecante del cuero cabelludo: una revisión con casos ilustrativos. Curr Rheumatol Rep, 2013. 15 (8): pág. 346.
  • Bradley, L., Enfermedad del seno pilonidal: una revisión. Parte uno. J Wound Care, 2010. 19 (11): pág. 504-8.
  • Fimmel, S. y CC Zouboulis, Comorbilidades de hidradenitis supurativa (acné inverso). Dermatoendocrinol, 2010. 2 (1): pág. 9-16.
  • Shlyankevich, J., et al., Hidradenitis supurativa es una enfermedad sistémica con una carga de comorbilidad sustancial: un análisis de casos y controles verificado por gráficos. J Am Acad Dermatol, 2014. 71 (6): pág. 1144-50.
Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad